La sincronización de datos entre todos nuestros dispositivos es fundamental para simplificarnos la vida como usuarios.

Por ejemplo, cuando sacamos una foto con el móvil, lo suyo es que podamos verla en el ordenador sin necesidad de enchufarlo al PC y andar buscando la instantánea.

Otra cuestión muy interesante es poder acceder a nuestros archivos independientemente de que estemos trabajando en el PC, en el portátil, en el móvil, o en cualquier otro ordenador conectado a Internet.

La nube es la encargada de almacenar todo este tipo de cosas que luego queremos recuperar desde cualquier otro sitio.